Archivo por meses: Agosto 2015

“Revertir la Diabetes”, y sus implicaciones psicológicas.

revertir-la-diabetes

Estoy segura que si vives con diabetes, en más de una ocasión habrás escuchado que la diabetes “Se Puede Revertir o Curar”, tu corazón de seguro se agitó, y sentiste que una fina esperanza abrigaba tu ser, ¿No sería realmente maravilloso despertar un día, abrir los ojos, y poder comprobar que No tienes diabetes, que ya no tienes que hacer ese molesto monitoreo, o las pruebas de laboratorio, y que de pronto ya no tienes que contar carbohidratos o revisar lo que comes? Sí, yo lo creo y lo digo: Sería Maravilloso; pero no es real Aún. Todos abrigamos esa esperanza, y eso no es equivocado; el único error sería creer que la diabetes se puede curar, o revertir en este momento actual.

Me duele como a ti, y por eso te lo digo y te lo repito: La diabetes No tiene Cura, muchos menos es Reversible. Sé que desearías tanto como yo que la hubiera, pero tendremos que esperar un poco más de tiempo, la ciencia aún no la ha encontrado.

Hay todo un proceso psicológico para comprender esto, y muchas teorías, y la que más me gusta a mi es la teoría del duelo.

Así que si eres de Recién diagnóstico, déjame decirte que te entiendo perfecto. Comprendo tu dolor, tu rabia, tu tristeza, y tienes todo el derecho de sentirlo. ¿Quién querría vivir con diabetes? Yo creo que Nadie. Y está bien darse un tiempo, antes que tomar decisiones equivocadas. Informarse te ayudará a lidiar más fácil con esta etapa.

En estos momentos es cuando apenas tu mente está tratando de “creer” que tienes diabetes, y espera, además….Que no se irá, ¿Pero cómo? ¿Cómo es esto posible si tú te sientes perfectamente bien, sin absolutamente ninguna molestia? Aunque en algunos casos, el cuerpo no de ninguna señal de que algo no anda bien, no quiero decir que realmente estas bien. Allá dentro de tu cuerpo pasan cosas que no son visibles a los ojos, pero tienes que tener la certeza, de que esa azúcar “extra” que está en la sangre sin alimentar correctamente a tus células, seguro que está haciendo algunos estragos no muy buenos para tu salud.

Ahora te la presento, esta etapa (normal en todos los que han perdido o ha cambiado algo radicalmente en sus vidas) se llama Negación. Muchas personas después de haber recibido el diagnóstico se mantienen en esta etapa durante muchos años. Y entorpece más cuando no reciben o no buscan educación en diabetes adecuada.

Hay varios tipos de Negación, los principales son: negar la realidad de la pérdida (negar que se tiene diabetes), negar el significado de la pérdida (se minimiza la pérdida, y uno puede convencerse de: “yo me siento muy bien” “yo no tengo síntomas”) y el tipo de negación más importante para este artículo: Negar que la diabetes es incurable.

Creemos en la trampa de que la diabetes se puede curar, porque está opción es la que nos deja más tranquilos y reduce más nuestra angustia, y sentimientos de tristeza. Pero no servirá de nada, a largo plazo. Aquí en esta etapa es cuando podemos llegar a aferrarnos a utilizar curas o productos “milagrosos” que dañan la salud. Y quiero que quede muy claro: La esperanza de poder curarse es un sentimiento normal, sobre todo en una persona que ha sido recién diagnosticada. Sin embargo, si tenemos esta esperanza siempre y de una manera crónica, sería recomendable visitar un psicólogo.

Aceptar la realidad de que la diabetes no tiene cura, lleva tiempo porque implica no sólo una aceptación intelectual sino también emocional.

Una persona puede estar consciente intelectualmente, de que tiene diabetes; pero necesitará tiempo para que en el plano emocional o afectivo esta información se considere verdadera.

Ahora que ya expliqué toda la parte teórica, entenderán mejor porque algunos somos tan vulnerables o más susceptibles a caer en las trampas de estas “curas milagrosas” que día con día juegan con nuestra esperanza y sueño más anhelado por todos los que vivimos con diabetes: que haya una Cura.

Sé que no es sencillo, nadie ha dicho que lo sea. Pero el primer paso para adaptarnos a vivir con diabetes, y tener una vida con calidad, es aceptar la premisa de que la Diabetes No tiene cura, y aunque nuestras emociones nos intenten convencer de que si tiene, y es una tentación bastante fuerte, nuestro intelecto puede más; si lo cultivamos y lo hacemos crecer. Antes de tomar cualquier decisión, primero infórmese.

Yo igual que tú, espero ansiosa a que llegue la Cura. Esperémosla de la mejor manera posible, cuidando y respetando nuestra diabetes. Haciéndonos a la idea, que no se irá, y que aunque, puede doler, no hay mejor camino. Detrás de la lluvia, siempre hay un arcoiris.

Para trampas, y personas que intentan jugar con tu esperanza: ¡No hay mejor medicina que la Educación en Diabetes!

Para mayor información, comparto los escritos de mis colegas de #diabetesLA sobre este mismo tema:

Tanya Hernández: http://sugarfreekidspr.org/de-revertir-la-diabetes-y-otras-falacias/

Paulina Gómez: http://paudulcemadre.blogspot.cl/2015/08/revertirladiabetes-cuando-alguien-le.html

Carolina Zárate: http://blogdiabeticotipo1.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-la-diabetes-no.html

Melissa Cipriani: https://conextradeazucar.wordpress.com/2014/04/11/de-curas-y-remedios-magicos/

Claudia Longo, Diabetes Bariloche: http://diabariloche.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-un-deseo-ofrecido.html

Mariana Gómez: http://www.dulcesitosparami.blogspot.mx/2015/08/revertir-la-diabetes-no-caigas.html

Mila Ferrer: http://jaime-dulceguerrero.com/podemos-revertir-la-diabetes-no-pero-si-podemos-revertir-la-ignorancia/

Marcelo González: http://www.midiabetes.cl/blog/2015/08/revertir-la-diabetes-yo-paso/

Elena Sainz: http://www.educadies.com/2015/08/18/revertir-curar-o-tratar-diabetes/

 

 

 

A pesar de la mejor tecnología…Hay cosas que no cambian en Diabetes

Estamos en el año 2015. La tecnología ha crecido enormemente. El descubrimiento de la insulina fue en 1921, y a partir de ahí no han parado los avances en diabetes.

Actualmente, existe más de un tipo de insulina: basales, intermedias, rápidas, ultra rápidas, y mezclas. Hay jeringas y/o agujas muy pequeñas y delgadas, lo más corto que he visto son 4mm. Prácticos y cómodos glucómetros; unos años atrás eran enormes ajaja, a mí me tocó uno grandísimo, a comparación con el que uso ahora. Y además ya muchos utilizan plumas de insulina, que no necesitan refrigeración y que pueden traer consigo a todas partes, a diferencia de los viales (frascos) de insulina.

Esto, sin olvidar,  lo más actual: las bombas de insulina, medidores de glucosa continua, y lanceteros que ya no provocan dolor en tus dedos al hacer el chequeo diario de glucosa. ¡Quién se iba a imaginar que con solo ver una pantalla podrías estar viendo el nivel de tu glucosa en tiempo real! Y lo que falta aún: nuevas y mejores bombas de insulina, y el esperado páncreas artificial.

Pero existen cosas que no cambian. ¿Qué pasa con la educación en diabetes? ¿Qué pasa con los prejuicios? ¿Qué pasa con el estigma social?, y por supuesto ¿Qué pasa en muchos en países, donde la mayoría de las personas no tiene acceso a ninguna de las tecnologías que mencione anteriormente, ni siquiera a la más modesta insulina basal?

Entre más desinformados estemos, es más cómoda la situación. Y en México, muchas veces, la gente se conforma con muy poco, espera a ser “salvada” por alguien más, o simplemente piensa: ¿para qué hablo, para qué reclamo si todo seguirá igual? Y no nos damos cuenta, de que nuestra voz tiene un poder enorme, que somos muchos los que vivimos con diabetes, y que la educación en diabetes es nuestra mejor y más poderosa herramienta. No necesitamos levantarnos en armas, o hacer una guerra para educarnos, leer y aprender sobre diabetes. Solo nosotros mismos, podemos ser el factor de cambio. Entre más informados, más podemos peguntar, pedir y /o exigir. Se nos olvida que nuestra salud es un derecho.

Por otro lado. Los prejuicios es lo que más me duele. Y no se quitan con ninguna tecnología. Es duro salir afuera y sentir que tienes que dar la misma explicación y argumentos una y otra vez. Otra vez, de nuevo, si, otra vez. Sí, me canso, hay días que son bastante difíciles. Y momentos en que no puedo soportar la ignorancia, la falta de empatía y de respeto hacia quienes vivimos con diabetes. Basta de caras de espanto cuando se enteran que vivo con diabetes y que tengo 16 años con ella, basta de historias de terror y de lástimas, basta de decirme, aunque sea en “broma” que de seguro me dio por comer muchos dulces de chiquita, basta de pensar que sufro todos los días, si me duele, pero no por eso sufro todos los días, basta de miradas extrañas, basta de juzgarme cuando como algo que tú no crees que sea bueno para mí, basta de mirar y regañarme por el número que salga en mi glucómetro; que todo el día mi glucosa está cambiando.

No quiero que me digas “diabético”, soy una persona que vive con diabetes, y decide todos los días cómo vivir con ella.

Quiero mejor que me mires con valentía, que me preguntes por cómo ha sido mi día en general, no solo por mi diabetes; que salgamos a comer y a divertirnos sin que me preguntes si lo puedo hacer o no, que si me da una baja de azúcar sepas que con dulce o tabletas de glucosa me pondré bien y que no hay que llamar a todos, ni a la ambulancia. Que puedo trabajar, hacer ejercicio, reír, llorar y enojarme mucho también, como cualquier persona. Porque sigo siendo un ser humano, eso no se me quita, con diabetes o sin diabetes: siento, como, duermo, y en resumen: Vivo.

Y a pesar, de la mejor tecnología, hay cosas que no cambian en Diabetes; como los estigmas, la falta de educación y de recursos en diabetes. Infórmate, quítate de estigmas, y hagamos de este mundo un espacio más cómodo y feliz para muchos más, no sólo para unos cuantos. Los estigmas son dañinos y enferman más que una enfermedad biológica real.

Tú decides.

Genteel: El alivio para mis dedos

11802013_10152968316591837_1710744637_n 11802168_10152968317596837_1749179127_n

Me mido la glucosa 7 veces al día, antes de cada comida (desayuno, comida y cena), dos horas después de cada comida y antes de dormir. Eso sin contar, que debo revisar mi glucosa cuando me siento mal o rara, en días de enfermedad o cuando hago más actividad de lo normal; sin dudarlo pasan a ser 8, 10 o hasta 12 revisiones en un solo día.

Hablando de cuestiones físicas, si alguien me preguntará qué es lo que más me molesta de la Diabetes, sin dudarlo ni un segundo, la respuesta es: ¡pinchar mis dedos una y otra vez! Ni las inyecciones, o la colocación  de cánulas de la bomba de insulina, son tan molestas (al menos para mí) que estarme picando mis dedos constantemente. Y a pesar de que los roto de lugar, me acabo los dos lados de los cinco dedos de una mano casi en un solo día. Actualmente en varios de mis dedos ya tengo cayos pronunciados o endurecimientos, que solo provocan que la gota de sangre sea más difícil de conseguir y más dolor.

Me es muy extraño, como con tantos avances tecnológicos, no muchos se pusieron a pensar en nuestros dedos. Siendo que una parte indispensable de cualquier tipo de diabetes es el monitoreo (revisar tus niveles de glucosa). Pero Genteel si pensó en esos dedos. Genteel es un lancetero que promete No dolor.

En los niños que les es tan molesto sentir dolor físico, y para los adultos que ya estamos cansados y con cicatrices permanentes.

Mi experiencia con Genteel.

Al menos a mí, no me dolió el pinchazo con Genteel. ¿Qué si lo sentí? Claro que sí. Es inevitable. No somos robots. Pero si me preguntan si es diferente utilizar Genteel a una pluma común que viene incluida en los glucómetros, la respuesta es: ¡totalmente sí! La diferencia es grande.

Lo que más me gusta de Genteel son los lugares alternos, para dejar descansar un poco mis dedos. Mi lugar favorito lo he encontrado en la palma de mi mano.

Con Genteel te puedes pinchar en los dedos, palma de la mano, antebrazo, brazo y muslo. Los dedos y la palma de la mano, son los lugares más exactos; los demás tienen 30 minutos de retraso de tu glucosa actual.

Genteel tiene diferentes colores, (el mío es de color rosa), viene con stickers con los cuales tu puedes personalizar tu lancetero. Incluye 6 diferentes gomas de colores, que nos dirán la profundidad del pinchazo, que dependiendo de la zona de donde te sacaras la gotita de sangre puede variar también la goma de color.

Es compatible con varios de tipos de lancetas (en la parte de abajo coloque una imagen donde aparecen las lancetas recomendadas).

La tecnología que utiliza Genteel se trata de una vibración al vacío lo que produce que no se perciba dolor. Su velocidad es mayor, que las plumas tradicionales, lo cual también ayuda a evitar el dolor. Y además tú puedes elegir la profundidad de la punción.

Lo que más me ha gustado de Genteel:

  1. Confirmo que el dolor es mucho menor que a diferencia de utilizar un lancetero tradicional.
  2. Hasta ahora, no me ha dejado ninguna huella o marca, en mis dedos, ni en la palma de la mano.
  3. Me encanta que se pueda utilizar en lugares alternativos.
  4. Lo puedes pedir del color de tu preferencia y decorar a tu gusto.
  5. Viene con una bolsa incluida súper práctica, para guardar tu Genteel junto con todo el material que necesitas de tu glucómetro.

Lo que menos me ha gustado:

  1. Tiene un sonido bastante fuerte al momento de hacer la punción, pero será cuestión de acostumbrarse.
  2. El costo es mucho mayor que cualquier otro lancetero tradicional.
  3. El lugar en donde más se me dificulta sacar una gota de sangre con Genteel, es en los dedos, pero repito es cuestión de acostumbrarse y de practicar.

Además Genteel tiene un tamaño mayor que la mayoría de los lanceteros para pinchar, pero al menos para mí, no ha sido un inconveniente.

Para mayor información visita la página de Genteel: www.mygenteel.com

Y puedes realizar tú pedido a través de este link (cuentan con envíos internacionales): www.mygenteel.com/order/

Aquí les dejo este video: https://www.facebook.com/video.php?v=10152968536386837

https://video-dfw1-1.xx.fbcdn.net/hvideo-xfp1/v/t42.1790-2/11827838_10152968549556837_1600709534_n.mp4?efg=eyJybHIiOjcwMywicmxhIjo3MzB9&oh=999b7da2ac70f02f19ad25c282c2762c&oe=55BD8771