Archivo por meses: septiembre 2015

La invisible y “terrorífica” diabetes tipo 1

Diabetes de la buena y diabetes de la mala. Diabetes de la más grave y la menos grave. Diabetes de la “fea” o la “normal”, ¿Tú con qué tipo de diabetes vives? Yo vivo con diabetes tipo 1, las anteriores clasificaciones NO existen. No hay una diabetes buena o mala, grave o inofensiva, ni mucho menos fea o normal.

Existen tres tipos de diabetes formalmente (American Diabetes Association): la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional.

Y de verdad es una lástima que siempre que se habla de “Diabetes” sea de forma indiscriminada, como si sólo existiera un tipo universal de Diabetes, lo cual es erróneo. Por lo regular, todas las campañas de diabetes, comerciales de  televisión o de radio, se refieren a la diabetes tipo 2, pero no lo especifican. Y pasan principalmente dos situaciones con esto: que se da una mala información o se educa inadecuadamente, o los que sí saben que existen dos tipos de diabetes se quedan con la idea de que entonces, el otro tipo es “malo” muy “grave” y no es “normal” porque no se habla de éste.

Es verdad que la mayoría de la población es diagnosticada con diabetes tipo 2, solo hay un porcentaje reducido de quienes vivimos con diabetes tipo 1; pero a pesar de esto, Yo considero que no especificar sobre qué tipo de diabetes hablamos solo genera desinformación, dudas, temor, y más confusión.

Les ayudo a distinguir la diabetes tipo 1 y la tipo 2:

Diabetes tipo 1: es causada por un proceso autoinmune, en donde el propio sistema de defensa de un organismo ataca a las células productoras de la hormona insulina del páncreas. Por lo cual, en ese organismo ya no se producirá la insulina indispensable para vivir. No se sabe aún con exactitud la causa de este suceso. Suele aparecer comúnmente en niños o jóvenes, pero puede aparecer también en la adultez. El tratamiento siempre incluye inyecciones diarias de insulina.

Aparece repentinamente, y pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • sed anormal y sequedad de boca
  • micción frecuente
  • cansancio extremo/falta de energía
  • apetito constante
  • pérdida de peso repentina
  • lentitud en la curación de heridas
  • infecciones recurrentes
  • visión borrosa

Diabetes tipo 2: en éste tipo aún hay producción de insulina, pero en cantidades insuficientes o el organismo ya no responde de manera adecuada a sus efectos, provocando acumulación de glucosa (azúcar) en el torrente sanguíneo. Es común que se diagnostique en la adultez, pero también se puede durante la infancia o adolescencia. A diferencia de la diabetes tipo 1, no suele aparecer repentinamente; sino que la diabetes tipo 2 podría tardar muchos años en reconocerse, o en ocasiones, se diagnostica hasta que hay alguna molestia física (o complicación).

Aún no se sabe porque aparece la diabetes tipo 2, solo sabemos que hay factores de riesgo, tales como: obesidad, sedentarismo, mala alimentación, edad, antecedentes familiares, origen étnico, entre otros. Por lo regular, este tipo de diabetes se puede tratar adecuadamente con alimentación adecuada y ejercicio, y/o con medicamentos. Depende del caso, y del organismo, si se indicará insulina o no, ya que como mencionamos anteriormente, en los dos tipos de diabetes la problemática principal tiene que ver con la insulina. Todos la necesitamos, Nadie puede vivir sin insulina, es una hormona natural que produce nuestro cuerpo.

Por todo lo anterior, es fundamental que comprendan que la DIABETES TIPO 1 NO TIENE PREVENCION, solo la diabetes tipo 2 se puede prevenir cambiando el estilo de vida (alimentación, ejercicio).

Yo vivo con diabetes tipo 1, ese tipo de diabetes del que casi nadie habla. De esa diabetes, que todos ven como “terrorífica, espantosa, la más grave, la mala, la fea”. Yo vivo con la invisible diabetes tipo 1, y miren, teniendo 16 años con diabetes tipo 1, estoy así:

12032488_10153061178991837_1409150186_n

Solo es invisible, y terrorífica si así lo decides tú, si te das por vencido, si no buscas información, si no te educas.

“No son los hechos, sino lo que pensamos sobre los hechos, lo que nos perturba”

Epicteto.

 Les comparto los artículos de mis colegas de #diabetesLA:

Mariana Gómez: http://www.dulcesitosparami.blogspot.mx/2015/09/diabetes-tipo-1-distinta-la-diabetes.html

Elena Sainz: Diabetes, siempre tiene apellido. 

Mila Ferrer: Un nuevo medicamento para la diabetes.Espera, ¿cuál diabetes?

Carolina Zarate: Tipo 1 Tipo 1 y Tipo 2. Juntos pero no revueltos 

Paulina Gomez: Diabetes Cercanas de Cualquier Tipo

Claudia Longo: La invisibilidad de la diabetes tipo 1 ante su prima la más grande 

Melissa:  La buena, la mala, la invisible 

Luana: ¿Sabes la diferencia entre diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2? 

Mark Barone: Sobre prevención de diabetes tipo 2

Tanya: Conociendo sobre diabetes tipo 1 y tipo 2 en las escuelas

 

Hablar de complicaciones ¿Para Asustar o para Educar?

Un tema muy controversial en Diabetes son las Complicaciones. ¿Qué persona que viva con diabetes no sabe de complicaciones? Creo que ninguna, al menos, como mínimo las habrá escuchado mil veces, como amenaza o castigo por no cuidarse lo “suficiente”, aunque no sepa muy bien de que se tratan. Y lamentablemente, la mayoría las ha escuchado como una “historia de terror” o peor aún, casi como sinónimo de la diabetes.

Esta situación me hace enojar muchísimo, cuando “profesionales de la salud” culpabilizan a las personas por presentar complicaciones, cuando ni siquiera estas personas recibieron la educación primordial en diabetes necesaria para que no sucediera. Y aún, teniendo toda la información necesaria tener una complicación no siempre está bajo el control de las personas, todos los organismos somos diferentes; así que sería imposible responsabilizar o culpabilizar siempre a las personas que viven con diabetes de tener alguna complicación.

Y tampoco es mi intención responsabilizar solo a los profesionales de la salud; mi objetivo es dar una idea diferente sobre este tema, promoviendo el trabajo en equipo entre profesionales de la salud y los pacientes; logrando que sea  mucho más sencillo prevenir las complicaciones.

La reacción primordial que escucho a diario  de mis pacientes que viven con diabetes en la consulta es el MIEDO. Miedo, a las complicaciones. Porque cuando les dan su diagnóstico, la premisa primordial que se utiliza es: “si no te cuidas llegarás a las complicaciones”. Pero No les dicen CÓMO cuidarse. Decirles que tienen que “cuidar su alimentación, tomar medicamento y hacer ejercicio físico” no es decirles cómo cuidarse, ni tampoco brindar educación en diabetes. Siempre me he preguntado qué pasaría, ¿si en vez de eso, la persona que nos dé el diagnóstico, nos explicará mejor lo que tenemos que hacer, cómo cuidarnos, y las ganancias positivas que tendremos en nuestra vida al momento de cambiar a un estilo de vida más saludable? ¿Qué tal intentar eso en vez de sólo asustarnos, y hablarnos de complicaciones?

En un estudio (Sutton y Hallett, 1988) se encontró que una técnica utilizada es el de “señales de amenaza” por medio del cual se motiva a la comunidad a cambiar sus hábitos a través del miedo. Es decir, se utiliza hablar de las complicaciones para inducir Miedo en quienes vivimos con diabetes, con el supuesto objetivo de que cambiemos nuestra conducta, es decir, los hábitos que no son buenos para nuestra salud.

Siguiendo con el estudio, estos autores demostraron que estas señales de amenaza pueden ser efectivas al motivar a los individuos para adoptar actitudes más “saludables”, siempre y cuando vayan acompañadas de instrucciones específicas para la ejecución de la conducta deseada.

Es decir, que ellos confirman que puede ser beneficioso provocar “miedo” para generar cambios en la conducta de las personas, pero siempre y cuando también se les diga cómo conseguir esos cambios deseados. ¿Realmente pasa así? Jamás. He visto miles de propagandas en páginas y clínicas para la atención en diabetes, en donde sus mensajes están llenos de terror, muestran a personas que llegaron a complicaciones (personas con amputaciones, que perdieron su vista o con insuficiencia renal) y en ninguno de sus mensajes va acompañados de algún mensaje que diga Cómo si lograr tener una vida mejor con diabetes, o a qué se refieren con que llegue a “controlar” mi diabetes. Las propagandas de terror, solo se quedan ahí, en el Miedo, sin beneficio alguno. ¿Por qué?

Aquí viene otro estudio. Un estudio (Self y Rogers, 1990) encontró que las amenazas en exceso pueden estimular a la persona a usar procesos internos de afrontamiento para ignorar, minimizar o incluso rechazar la amenaza; y al igual que el estudio anterior, descubrieron que si la amenaza se acompaña de información que indique a la persona como enfrentarla, esto produce cambios significativos en los hábitos relacionados a la salud.

Así que ya lo saben, las campañas de terror utilizadas por muchos para hablar sobre las “complicaciones” no sirven de nada, al contrario, solo provocan que la gente huya y evada más su diabetes.

Hasta cuando entenderán que quienes vivimos con diabetes, ya estamos cansados de escuchar sobre “complicaciones”, mejor ¿Por qué no nos hablan de cómo realmente cuidar de nuestra diabetes, sobre todo lo que se gana y se aprende viviendo con diabetes, y qué hacer si es que llegara en algún momento alguna complicación?

Aún espero una respuesta. Hasta ahora nadie me ha hablado sobre ello. Lo he tenido que aprender yo sola.