Un año con Valentina, mi Bomba de Insulina.

12736205_10153296980066837_95654887_n

En este mes, se cumple un año usando mi Bomba de insulina. En febrero del 2015 recibí a Valentina, que fue el nombre que elegí para mi bomba de insulina. Recuerdo ese día a detalle porque, para mí, fue un nuevo comienzo. Llegó para cambiar toda mi vida.

Antes de que llegara mi bomba de insulina, yo tenía un tratamiento diferente para mi diabetes, usaba insulina basal y de acción ultra rápida. Me inyectaba 4 o 5 veces al día, según lo que necesitara o lo que comiera. De pronto, me sentí cansada, exhausta. Comencé a sentir que era abrumador comer y, cada que comiera, tener que inyectarme; y además antes de dormir, otra inyección más. Sentía que ya no estaba teniendo la misma paciencia.

Después, un día, por accidente, una compañera de mi trabajo me tocó el abdomen y notamos una parte algo endurecida. Era lipodistrofia. Eso rompió mi equilibrio. Rotaba los lugares de inyección, más sin embargo ya con 17 años con diabetes, eso no parecía ser ya suficiente. Fui a visitar a mi endocrinólogo, que me revisó, y me dijo, que no era muy grave, que solo tenía que dejar de inyectarme en esa área por un tiempo. Sin embargo, la desesperanza me abrigó, el miedo, la tristeza y el dolor. Ya no sentía motivación para seguir, y aunque nunca dejé de realizar mi tratamiento, era diferente, era como si me hubiera apagado, estaba triste y cansada. Necesita “recargarme de energía”, refrescarme de la rutina de mi tratamiento.

Unas semanas después me dieron la noticia de que recibiría a Valentina. Mi bomba de insulina me recargó de energía, de nuevo volví a sentir motivación por mi tratamiento. Fue como “revivir”. Esto que me sucedió se llama Síndrome Burnout, y la maravillosa tecnología, en esta ocasión, me ayudó a salir de él. Pero reflexionemos, ¿a cuantas personas les pasará lo mismo, y no tienen oportunidad de acceder a esta tecnología? ¿Cuántas de estas personas, simplemente abandonaran su tratamiento, sin saber lo que les estaba pasando? Lamentablemente, la mayoría.

Así como hubo momentos llenos de alegría, también han estado los difíciles. La bomba de insulina es todo un reto, por esta razón, les quiero compartir mi experiencia en tres partes: lo que cambió mi vida, lo que se tiene que mejorar, y lo que hay para reflexionar.

  1. Lo que cambio mi vida

Es difícil poder encontrar las palabras que describan mi felicidad cuando llegó Valentina a mi vida. Terminó mi rutina de tratamiento, llegó la hora de realizar actividades con más facilidad (ejercicio, juntas de trabajo), descubrir y probar, o comer con más tranquilidad alimentos que antes no podía.

Un ejemplo es la pizza. Es mi comida favorita, simplemente me encanta. La trataba de evitar lo más que podía, ya que era difícil contar la absorción de la grasa. Así que tenía que inyectarme cuando comía, luego aproximadamente a las 3 horas después de comer pizza, revisarme la glucosa (que casi siempre estaba alta) y corregirme, es decir, inyectarme insulina de nuevo. Con la bomba de insulina, eso se acabó. Gracias al bolus dual (una aplicación de la bomba) puedo mandar bolus de insulina que se absorberán lentamente, y que ayudará a que mi glucosa permanezca estable.

Con la bomba de insulina, puedo usar diferentes dosis de insulina basal, yo tengo ocho diferentes dosis de basal, ya que el cuerpo va cambiando la necesidad de insulina a lo largo del día. Fue maravilloso dejar de preocuparse por la resistencia de insulina que tengo en la mañana, y por las bajas de glucosa que me daban en la madrugada.

Tiene alarmas, te avisa si ya no está pasando insulina, si ya hay que cambiar de pila, si hay que revisar la glucosa, etc. Infinidad de alarmas, que a la mayoría de las personas les parecen molestas, pero a mí me encantan; ya que me ayudan a tener un orden y a tomar precauciones antes de tiempo.

Seguridad, confianza, tranquilidad; estas palabras resumen lo que Valentina trajo a mi vida.

11218933_414259705429959_7945455435456382900_n

  1. Lo que se tiene que mejorar

Definitivamente la capacitación. Es mucho lo que tenemos que aprender, y en mi caso fue en poco tiempo. Es tanta la información, que llegas a olvidar detalles importantes que ya te habían explicado.

En internet no hay videos en español que nos ayuden a recordar. Recuerdo cuando intenté colocarme el catéter por primera vez, y buscando en internet, solo encontré videos en inglés. Pedí ayuda a un amigo que sabía inglés, ¿pero cómo le harán las personas que no saben ni conocen nada de inglés?

Hubo muchas preguntas que también amigos (con bomba de insulina) tuvieron que resolver, porque en las capacitaciones, no te las mencionan. Cómo ¿qué hacer si quieres ir a la playa?, ¿dónde colocarla con la diferente ropa que utilizas? ¿Qué pasa con lo que ya son casados o tienen vida sexual activa?

  1. Para reflexionar

La bomba de insulina fue una explosión de emociones. Primero me ayudó a combatir el síndrome burnout, me relajé y me refrescó cuando llegó.

Y además, me sucedió algo que no sé si lo he pasado a más personas; yo estoy segura de que sí, pero no se coloca en palabras, o no se le da la relevancia que implica, pero que creo merece un importante reconocimiento: el impacto psicológico que conlleva traer una bomba de insulina.

De pronto, tu cuerpo debe estar 24 horas conectado a un aparato. Ya no piensas solo en ti, sino que tu mente ahora se abre a un espacio más para esa bomba de insulina: en dónde la vas a colocar, en qué prenda, te dejaran entrar a ese lugar con tu bomba de insulina, las miradas y preguntas de las personas que no saben que es. El dolor que ocasionan algunos catéteres, los moretones cuando, por accidente, te jalas el catéter y te duele horrible, el miedo de que se caiga alguna vez, ya no poder ir cómoda al baño nunca más.

En fin, definitivamente cambia tu autoimagen. Ahora eres tú y ese aparato que te ayuda a tener una mejor calidad de vida; pero que difícil acostumbrarte y hacerte a la idea los primeros meses.

¿Quién nos enseña a vivir con un aparato en nuestro cuerpo? ¿Quién nos ayuda a vernos de diferente manera? ¿Quién nos dice que nos vemos igual y que valemos lo mismo con o sin bomba de insulina?

Es una transición importante en nuestras vidas, y merece también ser tomada en cuenta.

Yo por eso decidí nombrarla, así me recuerda que Valentina es una parte muy importante de mi vida: es mi compañera que me recuerda que soy valiente cada día junto con ella, y que con mis decisiones y con ella, puedo tener una vida perfectamente normal y feliz, por eso la llamé así.

Recordemos una vez más que no sólo somos un cuerpo biológico, sino que nuestra mente también se tiene que acoplar y aprender a verse con una bomba de insulina.

1424439256118 12722163_10153296990296837_186833968_n

8 pensamientos en “Un año con Valentina, mi Bomba de Insulina.

  1. Patricia sanchez

    Ahhh kiero una bomba,tamboen llevo 17 años de diabetes,y tambien me.dan bajas n la madrugada amo la.pizza y cuando la como llego arriba de 300
    Y me.kedan moretones cua do le achunto mal a la pierna una parte de mi abdomen tambien esta duro etc.me paresco mucho a ty pero una bomba aca es caririma creo sot de chile.santiago
    Y con suerte me.dan la insulina
    Eso te felisito x tu valentina besos

    Responder
  2. María

    Hola, estoy leyéndote. Gracias por compartir tu experiencia con Valentina, jajjajja 😜 muy original ponerle nombre a tu bomba. El viernes me visitó en casa Leandro de Medtronic y estoy viendo info, y decidírme a usar la bomba. Hace 25 años uso insulina basal y correcciones varias veces en el día. Mi hemoglobina glicósilada es de 10,muy mal resultado, entonces miDra.me indicó el uso de la bomba.

    Responder
  3. armando ortega

    Mi niña siempre has demostrado el caracter de guerrera para tu vida y hoy tambien compartes esa lucha para los demas te sigan. Dios todo lo ve. Y valorara tus enseñanzas

    Responder
  4. francisca

    hola bueno mas que una respuesta queria contar un poco sobre la diabetes y yo tengo 17 años y llevo 14 con diabetes la verdad que este ultimo tiempo a sido complicado por que no me cuido la verdad ya estoy aburrida en este momento esstoy con insuflon se que es para niños pequeños pero ya estoy cansada de tantos pinchasos se que soy vieja en esto pero ya estoy cansada

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *