“Revertir la Diabetes”, y sus implicaciones psicológicas.

revertir-la-diabetes

Estoy segura que si vives con diabetes, en más de una ocasión habrás escuchado que la diabetes “Se Puede Revertir o Curar”, tu corazón de seguro se agitó, y sentiste que una fina esperanza abrigaba tu ser, ¿No sería realmente maravilloso despertar un día, abrir los ojos, y poder comprobar que No tienes diabetes, que ya no tienes que hacer ese molesto monitoreo, o las pruebas de laboratorio, y que de pronto ya no tienes que contar carbohidratos o revisar lo que comes? Sí, yo lo creo y lo digo: Sería Maravilloso; pero no es real Aún. Todos abrigamos esa esperanza, y eso no es equivocado; el único error sería creer que la diabetes se puede curar, o revertir en este momento actual.

Me duele como a ti, y por eso te lo digo y te lo repito: La diabetes No tiene Cura, muchos menos es Reversible. Sé que desearías tanto como yo que la hubiera, pero tendremos que esperar un poco más de tiempo, la ciencia aún no la ha encontrado.

Hay todo un proceso psicológico para comprender esto, y muchas teorías, y la que más me gusta a mi es la teoría del duelo.

Así que si eres de Recién diagnóstico, déjame decirte que te entiendo perfecto. Comprendo tu dolor, tu rabia, tu tristeza, y tienes todo el derecho de sentirlo. ¿Quién querría vivir con diabetes? Yo creo que Nadie. Y está bien darse un tiempo, antes que tomar decisiones equivocadas. Informarse te ayudará a lidiar más fácil con esta etapa.

En estos momentos es cuando apenas tu mente está tratando de “creer” que tienes diabetes, y espera, además….Que no se irá, ¿Pero cómo? ¿Cómo es esto posible si tú te sientes perfectamente bien, sin absolutamente ninguna molestia? Aunque en algunos casos, el cuerpo no de ninguna señal de que algo no anda bien, no quiero decir que realmente estas bien. Allá dentro de tu cuerpo pasan cosas que no son visibles a los ojos, pero tienes que tener la certeza, de que esa azúcar “extra” que está en la sangre sin alimentar correctamente a tus células, seguro que está haciendo algunos estragos no muy buenos para tu salud.

Ahora te la presento, esta etapa (normal en todos los que han perdido o ha cambiado algo radicalmente en sus vidas) se llama Negación. Muchas personas después de haber recibido el diagnóstico se mantienen en esta etapa durante muchos años. Y entorpece más cuando no reciben o no buscan educación en diabetes adecuada.

Hay varios tipos de Negación, los principales son: negar la realidad de la pérdida (negar que se tiene diabetes), negar el significado de la pérdida (se minimiza la pérdida, y uno puede convencerse de: “yo me siento muy bien” “yo no tengo síntomas”) y el tipo de negación más importante para este artículo: Negar que la diabetes es incurable.

Creemos en la trampa de que la diabetes se puede curar, porque está opción es la que nos deja más tranquilos y reduce más nuestra angustia, y sentimientos de tristeza. Pero no servirá de nada, a largo plazo. Aquí en esta etapa es cuando podemos llegar a aferrarnos a utilizar curas o productos “milagrosos” que dañan la salud. Y quiero que quede muy claro: La esperanza de poder curarse es un sentimiento normal, sobre todo en una persona que ha sido recién diagnosticada. Sin embargo, si tenemos esta esperanza siempre y de una manera crónica, sería recomendable visitar un psicólogo.

Aceptar la realidad de que la diabetes no tiene cura, lleva tiempo porque implica no sólo una aceptación intelectual sino también emocional.

Una persona puede estar consciente intelectualmente, de que tiene diabetes; pero necesitará tiempo para que en el plano emocional o afectivo esta información se considere verdadera.

Ahora que ya expliqué toda la parte teórica, entenderán mejor porque algunos somos tan vulnerables o más susceptibles a caer en las trampas de estas “curas milagrosas” que día con día juegan con nuestra esperanza y sueño más anhelado por todos los que vivimos con diabetes: que haya una Cura.

Sé que no es sencillo, nadie ha dicho que lo sea. Pero el primer paso para adaptarnos a vivir con diabetes, y tener una vida con calidad, es aceptar la premisa de que la Diabetes No tiene cura, y aunque nuestras emociones nos intenten convencer de que si tiene, y es una tentación bastante fuerte, nuestro intelecto puede más; si lo cultivamos y lo hacemos crecer. Antes de tomar cualquier decisión, primero infórmese.

Yo igual que tú, espero ansiosa a que llegue la Cura. Esperémosla de la mejor manera posible, cuidando y respetando nuestra diabetes. Haciéndonos a la idea, que no se irá, y que aunque, puede doler, no hay mejor camino. Detrás de la lluvia, siempre hay un arcoiris.

Para trampas, y personas que intentan jugar con tu esperanza: ¡No hay mejor medicina que la Educación en Diabetes!

Para mayor información, comparto los escritos de mis colegas de #diabetesLA sobre este mismo tema:

Tanya Hernández: http://sugarfreekidspr.org/de-revertir-la-diabetes-y-otras-falacias/

Paulina Gómez: http://paudulcemadre.blogspot.cl/2015/08/revertirladiabetes-cuando-alguien-le.html

Carolina Zárate: http://blogdiabeticotipo1.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-la-diabetes-no.html

Melissa Cipriani: https://conextradeazucar.wordpress.com/2014/04/11/de-curas-y-remedios-magicos/

Claudia Longo, Diabetes Bariloche: http://diabariloche.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-un-deseo-ofrecido.html

Mariana Gómez: http://www.dulcesitosparami.blogspot.mx/2015/08/revertir-la-diabetes-no-caigas.html

Mila Ferrer: http://jaime-dulceguerrero.com/podemos-revertir-la-diabetes-no-pero-si-podemos-revertir-la-ignorancia/

Marcelo González: http://www.midiabetes.cl/blog/2015/08/revertir-la-diabetes-yo-paso/

Elena Sainz: http://www.educadies.com/2015/08/18/revertir-curar-o-tratar-diabetes/

 

 

 

4 pensamientos en ““Revertir la Diabetes”, y sus implicaciones psicológicas.

  1. Pingback: #diabetesLA opina: ¿Revertir la Diabetes? | #diabetesLA

  2. Pingback: ¿Revertir la diabetes? Yo paso. | MiDiabetesBlog.

  3. Pingback: De curas y remedios mágicos | Con extra de azúcar

  4. Pingback: De revertir la diabetes y otras falacias | Fundación Sugar Free Kids | Ponce, Puerto Rico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *