Archivo de la etiqueta: diabetes tipo 1

FreeStyle Libre: El Monitor Flash

Tuve la fortuna de probar FreeStyle Libre un poco antes de su oficial lanzamiento en México. Les explicaré un poco de que se trata y mis impresiones.

Se trata de un dispositivo que mide la glucosa del líquido intersticial, es un Monitor Continuo de Glucosa Flash, y también es un glucómetro. Consta de un Lector (es una pantalla en donde puedes visualizar tus niveles de glucosa, gráficas, tendencias, promedios, agregar notas, etc…) y un sensor, que tiene una duración de 14 días. Los sensores solo se pueden colocar en el brazo.

Hasta ahora todos los Monitores Continuos de Glucosa que conozco miden la glucosa en el líquido intersticial, no en tu fluido sanguíneo y es uno de los puntos principales  a comprender si quieres utilizar un Monitoreo Continuo. ¿Qué significa esto? Que la glucosa que te muestra el sensor JAMAS va a ser igual a la de tu glucómetro, y si comprendes esta parte, todo lo demás será muy sencillo. Siempre habrá una diferencia, grande o muy pequeña, pero la habrá.

La glucosa mostrará diferencias, ya sea elevándose o bajando, primero en el fluido sanguíneo (es decir, la glucosa que te tomas en el glucómetro) y después se reflejará en el líquido intersticial. Por esto es tan importante seguir las flechas que te van indicando hacia donde se dirige tu glucosa y además cuando sea una elevación o baja de glucosa confirmar esa cifra con tu glucómetro.

Les comparto un video (con autorización de Abbott) en donde se explica la diferencia entre glucosa de tu sangre y el líquido intersticial:

https://fileshare-latam.bm.com/dl/5WHwRc32sk

Entre más estables se mantengan tus niveles de glucosa más parecidos serán las cifras de glucosa entre tu glucómetro y el sensor.

Como les dije consta de un Lector y de un sensor, solo pasas el lector sobre tu sensor, como si lo estuvieras escaneando y en la pantalla de tu Lector se refleja tu nivel de glucosa, con una flecha que indica si está estable, bajando o subiendo y una gráfica de las últimas 8 horas.

Ventajas:

-Súper cómodo y la inserción del sensor es muy fácil y no sentí dolor.

Colocando el sensor.

Iniciando el sensor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-Puedes escanear cuantas veces quieras, mi promedio de escaneos por día era de 40 diarios. Incluso puedes escanear por encima de tu ropa.

 

-Es al mismo tiempo un glucómetro, con el cual puedes verificar tus cifras de glucosa, especialmente en altas y/o bajas.

Se puede utilizar como glucometro.

-La duración del sensor es de 14 días, para mí esto fue una maravilla! ¡Es la duración más larga de un sensor, al menos en México!

-No necesita Calibraciones, ni las molestas alarmas de Avisos de Calibración.

-Hay una notable reducción de pinchazos diarios en los dedos, yo me monitoreo 10 o más veces diarias, con FreeStyle se redujo a 2 o 3, y lo hacía obligatoriamente cuando había una alta o baja de glucosa.

-Te da una importante cantidad de datos útiles, como promedios, graficas, porcentajes, puedes agregar notas, alarmas de recordatorios, etc.

-El lector se carga por electricidad, con un conector.

-No me quedó marca alguna, ni siquiera enrojecimiento en mi piel al retirar el sensor, pero tengo que seguir probando. Si tienes una piel sensible toma tus precauciones.

-El sensor se puede mojar sin problema.

-El costo, a diferencia de otros sensores, está muy accesible en México.

-Y es para cualquier tipo de diabetes!!

 

Desventajas:

-No tiene alarmas, ni funciona a distancia; así que no te avisa si tu glucosa está bajando o subiendo, a menos que te escanees, pero por si solo no te puede avisar de una hipoglicemia, por ejemplo.

-Solo se puede colocar en los brazos, y hay que tratar de rotar, por lo cual se disminuyen las áreas posibles.

-El lector no se puede mojar, y no tiene un compartimiento donde guardarlo. Si lo adquieres, compra un estuche donde guardar tu Lector o se va a maltratar.

Recuerden que es muy importante seguir las flechas, especialmente los dos primeros días que es cuando se encuentra más inexacto. Conforme van pasando el primer y/o segundo día se establece muchísimo,  a mí me gustó mucho su exactitud. Casi todo el tiempo las glucosas que me mostraba FreeStyle Libre eran casi idénticas a las del glucómetro. Para medir en líquido intersticial no está nada mal.

Y a pesar de tener a nuestro alcance mejores herramientas en tecnología no se olviden que la Cabeza principal del tratamiento siguen siendo ustedes. Una cifra de glucosa, es solo eso, una cifra de glucosa. Lo importante son las decisiones que tomamos con esas cifras, y que ya no consideremos solo un número “vacío”, sino que veamos esas gráficas, como va cambiando nuestra glucosa, y principalmente nos demos cuenta de la Variabilidad. Ya les contaré más sobre esto en otro post.

 

Ya está disponible en México FreeStyle Libre, si quieres más información y/o quieres comprarlo accede a la siguiente liga: www.freestylelibre.com.mx

 

Mi cumpleaños y mi diabetes tipo 1

Hola  a todos, estoy de regreso. Les pido una enorme disculpa, ya que por motivos de trabajo no me había dado el tiempo de escribirles tanto como yo quisiera. Pero aquí seguiré, acompañando a todos los que así lo deseen.

Hoy les quiero hablar de los cumpleaños. ¿A ti te gusta el día de tu cumpleaños? ¡A mí me encanta! Desde pequeña mi familia me enseñó que es un día especial y un día para estar con la gente que quieres y ser agradecido por lo que tienes en tu vida. Siempre he festejado mi cumpleaños, aunque fuera sólo con un pastel. Pero todo cambió cuando llegó la diabetes tipo 1 a mis 9 años de edad. Los dulces, bebidas, pastel, pan dulce, y entre otros, fueron negados para siempre el resto de mi infancia.

Mi niñez estuvo rodeada de pasteles y dulces con splenda, sin azúcar, bajos en grasas y demás. Se volvió demasiado especial el día de mi cumpleaños, ya que a partir del día que me diagnosticaron diabetes tipo 1, mi mamá me permitía comer una rebanada de pastel “normal” y de verdad que era toda una ilusión para mi esperar a que ese día llegara.

Pasaron los años y por fin conocí más educación en diabetes, y también el maravilloso conteo de carbohidratos. Se acabaron estigmas, mitos, etiquetas, limitaciones con mi familia y amigos. Pero No se acabó la ignorancia, los señalamientos, los mitos y etiquetas en la sociedad.

Hay mucha confusión respecto a este tema. El conteo de carbohidratos nos da la libertad de prácticamente comer como personas “normales”. Pero en la normalidad entra una alimentación balanceada, con frutas, verduras, proteínas, grasas, etc. Como se supone todos deberíamos comer. Pero también entran algunos permisos, como de vez cuando poder comer algún dulce, rebanada de pastel, alimentos con grasa como pizza o una hamburguesa. Es posible comer estos alimentos gracias al conteo de carbohidratos, y a la tecnología, como por ejemplo las bombas de insulina, que hacen que sea muy fácil administrar insulina para este tipo de alimentos.

Implica también responsabilidad el conteo de carbohidratos, no estoy diciendo que todo el día nos la vamos a pasar comiendo dulces, pero tampoco merecemos un castigo cuando comemos uno.

Nuestra vida con diabetes tipo 1 ya de por si es complicada, y la siguen complicando algunas personas con comentarios. Te señalan o te miran extraño si te estas comiendo una rebanada de pastel o una galleta.

Me duele mucho ver como aún hay niños o adultos sufriendo, creyendo que su vida con diabetes tipo 1 es una desgracia, y los saturan de limitaciones.

La diabetes no te limita en nada, ¡¡Con educación TODO lo puedes hacer!!

En mi cumpleaños me sigue encantando celebrar y si, sigo comiendo mucho pastel, y una comida especial ese día. La diferencia es que ya no tengo que esperar a que sea mi cumpleaños para probar una rebanada de pastel. Esa limitación ya se acabó.

Comiendo una rebanada de pastel en mi cumpleaños 28

Dejemos la ignorancia, las etiquetas, y los juicios hacia las personas que vivimos con diabetes, y no piensen que la comida es una limitación para nosotros.

Celebren siempre su cumpleaños, muy grande y con pastel!!

Mi cumpleaños 28

Diabetes tipo 1: Es actuar como tu páncreas

Me he preguntado mucho en estos días que es la diabetes para mí. Específicamente la diabetes tipo 1. Algunos dicen que es como una amiga, otros la consideran compañera, varios dicen que es solo un estilo de vida diferente; mientras que muchos otros dicen que es una enfermedad mortal, crónica, un padecimiento; y que implica mucho dolor y sufrimiento.

Definitivamente pienso que quienes vivimos con diabetes tipo 1 “sentimos, pensamos y vivimos” de una manera más profunda la diabetes. No es que minimice a la diabetes tipo 2, pero sin duda, la diabetes tipo 1 es como una huella imborrable en cada momento de tu vida. Cambia tu vida sin dudarlo, y la de todos los que te rodean.

Diabetes tipo 1 es todo el día pensar, sentir, contar, medir, probar, decidir, esforzarse, luchar, colocar, llevar, guardar…entre muchos otros.

La Diabetes tipo 1 No pasa desapercibida…

Y aunque muchos tal vez no me crean, la diabetes me ha enseñado a Vivir. Mi diabetes me recuerda todos los días que decido vivir, que Quiero Vivir. Me ha dado una sensibilidad y una empatía, que no logro encontrar en muchas personas.

También tiene su lado duro, ¡claro que lo tiene! Días en que te cansas, en que te duele más, días en que por más que te esfuerzas la glucosa parece no mantenerse en sus rangos. Esos días son difíciles, duros, y te lastiman. Pero solo son Algunos días, no es para siempre.

Algunos días serán buenos, otros malos, difíciles, y otros increíbles. Como la vida en general, no hay ninguna diferencia. La manera en como afrontes y vivas tu vida, dirá mucho de cómo decidirás vivir con tu diabetes.

Si pretendes que tu vida sea color de “rosa” déjame decirme que estarás en un error, tu Vida es una gama amplia de muchos colores, y de la misma manera, pasa con la diabetes.

Yo no puedo decir que mi diabetes tipo 1 sea mi amiga, ni mi compañera, porque sinceramente No la quiero. No la pedí, y no me agrada; pero aquí esta. Tampoco es un estilo de vida diferente, porque es mucho más que solo eso. Para mí, un estilo de vida diferente suena demasiado sencillo, y la diabetes no lo es.

¿Dónde está el problema de mi diabetes tipo 1? Pues surgió en la falla de mis células beta, productoras de insulina, que se encuentran ubicadas en mi páncreas. Ya no están. Por lo tanto mi páncreas ya no es el mismo, se dañó. Y ese daño es irreparable.

Por lo tanto, me gusta pensar que ahora tengo que actuar como Mi Páncreas.

Así veo mi diabetes tipo 1: mi Páncreas ya no funciona igual, y yo lo tengo que ayudar, en una sola frase: “Pienso y Actuó por mi Páncreas”. Y para esto necesite estudiar mucho, educarme en diabetes, conocerla, y sobre todo, vivirla, sin miedos, sin prejuicios. Solo quien conoce bien a su Diabetes, podrá después actuar como su Páncreas.

1935407_479833042205958_7438985450123611627_n

Conoce a tu páncreas, y ponle el color a tu Diabetes que tú quieras, pero recuerda: ese color puede variar siempre.

Educadores en Diabetes

Los educadores en diabetes son parte indispensable del tratamiento de la diabetes. Ellos son quienes brindan la educación en diabetes, que bien sabemos sin educación no hay tratamiento que valga la pena.

Y estas frases las escuchamos por todos lados: “el verdadero tratamiento de la diabetes es la educación”, “la educación en diabetes es el tratamiento mismo”, “lo que mata no es la diabetes, es la falta de educación”, y todos parecen estar muy de acuerdo con estas frases; pero  a la hora de la acción, todos parecen hacer lo contrario, y no se le da su lugar al educador en diabetes.

Al menos yo observo en México que queremos reemplazar el lugar del educador con el de la enfermera, o la nutrióloga, etc.; pero esto No es suficiente. Da vergüenza como en algunas instituciones los pacientes llegan a su consulta por ejemplo de psicología, sin saber qué tipo de diabetes tiene, o si la diabetes tiene cura. Es inhumano.

Creo que si hay muy buenos educadores en diabetes, pero falta más acción. Veo a muchos educadores, justamente sin educar. Y educar implica todo lo que es Diabetes, no solo los temas más actuales o tecnología.

Hace poco que comencé una Fundación para educación en diabetes, es un trabajo maravilloso. Cambiar la vida de familias enteras no tiene precio. Para mí, es mi pasión educar en diabetes. Y que mucha gente no tenga que vivir lo que yo tuve que vivir cuando era una niña pequeña con diabetes tipo 1.

Educando en técnica correcta de inyección

Y me pregunto ¿Dónde están los educadores?, algunos solo sentados sabiendo que tienen una gran información, pero sin compartir. Aquí en México, hay que empezar con la educación desde lo más esencial, desde los tipos de diabetes, alimentación, técnica de aplicación correcta de insulina, lipodistrofia, etc. Aunque lo tengas que repetir una y otra vez, justamente este es Nuestro trabajo.

Educando a una familia completa sobre diabetes tipo 1

Educando a una familia completa sobre diabetes tipo 1       

brindando educación en diabetes y asesoría psicológica

Brindando educación en diabetes y asesoría psicológica

Y es que tener una gran información, también incluye una gran Responsabilidad, y no todos la saben manejar.

“La falta de educación en diabetes tiene un Costo muy alto, y Nadie lo debería de pagar”.

Dulce guerrera con diabetes tipo 1

Dulce guerrera con diabetes tipo 1

¿Tú aun te escondes por vivir con Diabetes?

Me diagnosticaron diabetes tipo 1 a los 9 años. En una época en donde había poca educación, donde predominaban los mitos y sobre todo, los estigmas y etiquetas. Mis padres tuvieron que enfrentarse a esto. Y lo hicieron de la mejor manera que ellos supieron.

A mis 9 años tuve que aprender a vivir a “escondidas”. Mis padres, hermana y todos mis familiares sabían que vivo con diabetes tipo 1, pero No en la escuela, ni con mis amigos, vecinos; y mis padres tomaron estas medidas justamente para evitar ser señalada. Ellos creían que era lo mejor para mí en esos momentos.

De toda la primaria solo mi mejor amiga, mi maestra de planta, la maestra de educación física y la coordinadora de la escuela sabían que tenía diabetes, y sabían cómo manejar una baja de glucosa (hipoglicemia).

A pesar de eso, mis compañeras siempre sospechaban que “algo” pasaba conmigo, había cuchicheos, y señalamientos. Y realmente lo entiendo, esas niñas no sabían lo que me pasaba y nadie se había detenido a explicarles.

En la secundaria fue lo más duro. Creían que yo tenía “anorexia”, o me llamaban “la enferma”. Muchos me tenían lástima. Eso me hizo aislarme, querer esconderme, me daba mucho miedo que la gente supiera que vivo con diabetes. Nunca me inyecte, ni me revise la glucosa delante de ninguno de mis compañeros.

Después entré a la preparatoria. Hubo de todo. Fue una etapa difícil, porque yo quería “ser como mis compañeros”, comer como comían ellos, salir como ellos, me preguntaba ¿por qué me tenía que inyectar y ellos no? Estaba furiosa. Me daba pavor que mis compañeros se enteraran de mi diabetes. Aun así, a unos cuantos se los dije, y así como hubo algunos, que me apoyaron y hasta me ayudaban y cuidaban; también hubo otros que me juzgaron, o que me tenían mucha lástima.

Si de algo estoy segura, es que quienes vivimos con diabetes tipo 1, lo que menos merecemos es lastima. Tu lastima no me ayuda. Y quiero que sepas que vivir con diabetes me dio fortaleza, perseverancia, valentía, me hizo más empática; y de esas cualidades estoy sumamente orgullosa. Vivir con diabetes es todo un camino de aprendizaje, y no todos tienen la dicha de vivir caminos así.

La universidad fue de gran ayuda. Decidí estudiar Psicología. Una cantidad más grande de compañeros sabían que vivo con diabetes, y en mis últimos años de estudios, entré a realizar mis prácticas en un hospital, en donde atendía a niños con cáncer. Vi a niños hermosos, sabios, valientes. Ellos me enseñaron a mi más de la vida, y vi como no le tenían miedo al cáncer, ni tampoco se avergonzaban de él, poco les importaba lo que demás pensaran. No se preocupaban en estar escondiendo su condición. Y entonces me dije a mi misma: ¡ya basta!, ¡no volveré a esconder que vivo con diabetes! Tengo diabetes tipo 1, es algo que yo no decidí, y de lo cual No tengo nada de qué avergonzarme, al contrario.

Al mismo tiempo, comenzaba a ir a terapia psicológica, y cada día me sentía mejor conmigo misma y con mi diabetes. Fue como un nuevo descubrimiento, como comenzar una nueva vida, y ahora yo misma estaba trazando una historia llena de éxitos con mi diabetes.

Primera imagen que compartì en las redes sociales, anunciando que vivo con diabetes tipo 1 :)

Primera imagen que compartì en las redes sociales, anunciando que vivo con diabetes tipo 1 :)

Entré a trabajar como psicóloga en una clínica privada para diabetes, y me convertí después en Educadora en Diabetes. A partir de este momento, Jamás escondí que Vivo con Diabetes, tampoco iba con un cartel colgando y gritándole a todos que Vivo con diabetes, pero si se daba la ocasión o me lo preguntaban lo decía abiertamente. Y lo más importante, no me iba al baño para revisarme mi glucosa, ni para inyectarme. Lo más curioso es que ahora, en ocasiones si me meto al baño para revisarme la glucosa; pero  no porque me avergüence, sino porque hay días y personas más difíciles que otros, y a veces No quiero desgastarme con las mil explicaciones que tengo que dar por mi diabetes tipo 1.

Ahora mi vida es una Vida sin secretos y feliz conmigo misma. Mis familiares, mis amigos, en mi trabajo, mis vecinos, mi pareja, y en las redes sociales saben que Vivo con diabetes. La diabetes No es lo que me define, pero si mi compañera de Vida, y con la que he aprendido a luchar día con día por mi vida.

Si tú aún te escondes, y tienes miedo, ¡Sal Ya! No hay porque esconderse. No le tengas miedo a tu diabetes. Una vez escuché que si tienes un Miedo, no tratas de evadirlo, sino de Comprenderlo, de estudiarlo, y conocerlo; solo así lo puedes afrontar. Pasa lo mismo con la Diabetes, cuando la conoces bien, y conoces a tu cuerpo, le dejas de tener Miedo. Ahora tú te adelantas a ella. Y muchas veces, las demás personas te etiquetan o tienen prejuicios, justamente por ignorancia, por falta de educación en diabetes. Así que cuando te digan alguna barbaridad, ya puedes brindarles la información correcta, para que salgan de su error.

No huyas de tu diabetes, solo vencerás el Miedo, si la Conoces. Atrévete a Conocerla, y te conocerás también a ti mismo.